Monopoly (2006)


¿Error o traición?
Por Master of Hate

Kyung Ho (Dong-kun, “Fighter In The Wind”, “Disco King”) es un tímido e introvertido hombre con un gran talento para las computadoras. El encuentro con John, (Kim Seong-su) un misterioso personaje, cambia radicalmente su solitario estilo de vida. Ambos se convierten en “buenos amigos” y poco a poco Kyung Ho se va sumergiendo en un maléfico plan maestro, que pretende sustraer pequeñas cantidades de dinero de numerosas cuantas a lo largo de todo el país hasta acumular una cifra millonaria. El único capaz de ayudar a John a llevar a cabo su plan es Kyung Ho.

“Monopoly” Es otra cinta en dentro del género de crimen que se queda corta en su intención de ser original y atractiva. Lo primero que hay que mencionar (y que además es una de las primeras cosas que se revelan) es que las motivaciones del protagonista, aparentemente, parecen recaer sobre la relación homosexual que tiene con su manipulador amigo. Podemos deducir entonces que la intención ha sido salir del los esquemas demasiado familiares. El problema es que esto, poco o nada aporta a favor de la película. La interacción entre John y Kyung Ho es bastante limitada y breve, como para poder asumir que el vínculo que nace es lo suficientemente sólido, y es precisamente por eso, que se intuye el camino de la cinta.

Así mismo, la manera de narrar del director Lee Hang-bae sufre de cierta inconsistencia al intentar usar cada “flashback” como único impulsor del desarrollo de la historia. La práctica de este sistema puede impresionar en un principio, pero va perdiendo eficiencia de modo rápido hasta que se hace demasiado pesado y monótono. En cuanto al desenlace, pareciera ser un simple un intento de unir algunos cabos sueltos y sorprender con un giro desorbitado, que no logra su cometido.

El film no tiene interés en desarrollar la personalidad de ningún personaje en especial, incluso el mismo Kyung Hoes un ejemplo de ello, pues a parte de ser retratado como un “nerd” con ciertas tendencias homosexuales, poco o nada se hace para profundizar en su personaje, quedando todo a un nivel demasiado superficial.

El nivel de suspenso que se logra crear es relativamente pobre, con esporádicas escenas rescatables, y en su conjunto la película me ha parecido sosa y con un guión que deja mucho que desear, y con un potencial que no se ha sabido aprovechar.

“Monopoly” será seguramente otra de las películas que va a pasar sin pena ni gloria este año. Quienes quieran ver algo dentro del género que en verdad valga la pena, pueden buscar títulos como “The Big Swindle” o “Jakarta.”

No hay comentarios: