The King and the Clown (2005)


Fiesta en el palacio
Por Maste of Hate

"The King and the Clown" ha marcado nuevas cifras de recaudación en las taquillas.
Quizás no resulte sorpresa que siga habiendo películas que establecen nuevos records cada año; lo que si puede resultar curioso, es el tipo de cinta que lo ha conseguido en esta ocasión. A diferencia de películas como Taegukgi", "Silmido" o "Welcome to Dongmakgol"; "The King and the Clown" se aleja de los conflictos bélicos y recurre al pasado histórico para construir su trama. De este modo tenemos algo sustancialmente distinto con unos ingredientes interesantes que hacen del visionado de esta película algo especial.

Dentro de lo que es el contexto histórico, la historia se sitúa a finales del siglo XV y principios del VXI. Aquí vemos a un grupo de artistas callejeros, una especie de “juglares” que se ganan la vida entreteniendo a la gente. Entre ellos hay un joven cuyos rasgos físicos, y personalidad son extremadamente femeninos por lo que es víctima de la lujuria de hombres de poder. Envista de esta situación, Jang-sang (Kam Woo-seong) decide llevarse a su "amigo" Gong-gil (Lee Jun-gi) para que no sea explotado. Su nuevo destino es Seúl en donde planean montar un gran espectáculo que termina siendo una sátira de lo que ocurre en el palacio real, y cuyo principal espectador será el mismo rey.

La primera pregunta que puede surgir es: “¿Qué tiene de especial esta película?”. En realidad han sido una serie de factores los que han disfrutado su popularidad. No es sólo el hecho de que sea una película basada en la historia de las dinastías en Corea, ya se han hecho varias películas en esa línea, siendo un ejemplo destacado “Untold Scandal”. Sin embargo hay que hacer una diferencia entre este tipo de filmes, pues tenemos las que son de cierto modo “más” ficción como “Bichunmoo” o “The Duelist” y las que representan más el lado histórico como “Chihwaseon” o la mencionada “Untold Scandal” de esta manera “The King and the Clown” caen más dentro de esta última categoría.

Otro de los elementos que causaron cierta curiosidad es el tema de la “homosexualidad” que en realidad no se termina encarando de manera directa; y aunque haya cosas muy reveladoras, hay otras que no se aclaran del todo. Hay muchas anécdotas que se podrían rescatar sobre este asunto, sobretodo con respecto a Lee Jun-gi, sin embargo terminaría sabiendo un poco a “prensa rosa”.

Algo que si se puede destacar como determinante para el éxito de la cinta es que en realidad sea más una sátira que cualquier otra cosa. La crítica al poder de los gobernantes es algo que ha resultado de especial interés para muchos y allí esta otro de los tirones que llevo al público llenar las salas.

Visto fuera de Corea, quizá sea un poco sorpresivo el hecho de está película haya llegado tan lejos, y es que tanta resonancia parece un poco exagerada para la calidad de la película. En realidad es comprensible, pues personalmente considero que es un trabajo muy interesante, pero no me ha impactado, ni considero que se trate de ninguna obra maestra.

La mayoría de apartados se merecen un razonable aprobado, y si tuviera algo que destacar seria el vestuario y las coreografías. Todo ese folclore, bailes y danzas son especialmente llamativos. Sobre el argumento, prefiero no comentar nada en concreto y dejar que cada quien lo descubra por su cuenta.

Se dijo en su momento que la película carece de nombres importantes en el reparto. Puede ser que no haya un actor extremadamente cotizado, pero Kam Woo-seong (“Spider Forest”, “R-Point”) y sobretodo Jeong Jin-yeong (“Wild Card”, “Green Fish”) que es bastante conocido, son figuras importantes en el panorama local, sobre todo este último que ha aparecido en numerosas producciones.

En un país en donde el cine es un tema de moda y motivo de orgullo para sus habitantes, se hace un poco difícil predecir que película alcanzará el nivel de impacto de esta cinta que se comercializara fuera con el nombre de “The Royal Jester”. De momento lo que queda es disfrutar de esta simpática película sin tratar de buscar equivalencias entre su popularidad y su calidad.

No hay comentarios: