Green Chair (2005)


Amor sin edades
Por Master of Hate

Aunque resulte muy poco objetivo, me veo en la necesidad de afirmar que “Green Chair” es uno de mis filmes favoritos del 2005. Ciertamente la cinta me tomó por sorpresa, aunque al final la experiencia ha sido muy grata. Luego de ver “301, 302” no esperaba tanto de Park Cheol-su, sin embargo, con satisfacción me he topado con un film que explora una relación poco común, desde una perspectiva única y surrealista.

Jung Suh, la estrella de “The Isle” interpreta a Kim Mun-hee, una esposa que a raíz de una furtiva relación con Seo-hyun (Shim Ji-ho) es condenada a prisión debido a que éste es un menor. Al salir de la cárcel, Seo-hyun la está esperando y se ve dispuesto a seguir con ella pase lo que pase. A pocos días de cumplir la mayoría de edad, (que en Corea es de 20) Seo-hyun y Jung Suh de 32 años, viven momentos de pasión, lujuria y sexo desenfrenado. Pero ¿Qué tan lejos podrá llegar su amor?

El seguimiento de la relación que presenta “Green Chair” tiene un tratamiento especial, porque mezcla todo tipo de situaciones. No se decanta por seguir una línea completamente dramática, en lugar de ello, va de la comedia al drama, y viceversa, todo esto, siempre basado en el amor que se profesan los protagonistas y en los potenciales problemas que surgen poco a poco.

Inteligentemente, el director no hace hincapié en dramatizar el hecho, en retratar las dificultades de un amor supuestamente prohibido, en vez de eso, opta por mostrar situaciones ficticias, que resultan ser sólo especulaciones de alguno de los personajes. También, prefiere mostrar varios momentos cómicos, y son precisamente este tipo de momentos los que sirven como factor determinante para el desarrollo de la relación. Resulta magistral la manera de saltar tan acertadamente de un momento dramático a uno gracioso y que todo resulte tan convincente.

Llegamos así a una escena en el que todo se torna en una tertulia, con todos los personajes opinando e intercambiando sus impresiones de la relación, del sexo, de la felicidad. Resulta increíble que se incluya está escena donde más que parecer una película parece un documental. Al final, la relación no sólo resulta satisfactoria en su evolución, sino que se hace entrañable y difícil de romper.

Si bien la el sexo, la comedia, y el romance son el terreno que más se explora en “Green Chair” un segundo visionado puede proporcionar muchas ideas con respecto a detalles ocultos dentro del film.

“Green Chair” no aporta nada realmente nuevo, pero su historia, la manera de narrar y sobretodo el elemento erótico, la convierten en una cinta imperdible.

No hay comentarios: