Tomie (1999)


Belleza que mata
Por Squareta

Tomie es la primera de la saga de siete películas basadas en el manga de Junji Itou, autor también de otras historias como Uzumaki, Oshikiri y Lovesick Dead, entre otros.

Esta primera entrega está dirigida por Ataru Oikawa y se centra en Tsukiko, una joven que acude hacia una doctora por problemas de insomnio y amnesia. Trata de buscarle la explicación a sus extraños sueños, en donde ve a una muchacha llamada Tomie cubierta de sangre. Además, un detective y un inquilino se relacionan extrañamente con la misma muchacha misteriosa.

Para continuar con la historia resulta vital explicar quien es Tomie. Ella es una muchacha muy atractiva que fácilmente puede dominar a los hombres, provocándoles locura y que tarde o temprano esta se manifieste tratando de matarla. Sin embargo, por mucho que acaben con la vida Tomie ella vuelve a renacer. Su rasgo principal son sus ojos y el lunar situado cerca de uno de ellos.

Un argumento muy extraño y que provocará más de alguna confusión si no se lee el manga antes, ya que la película cae en el grave error de no explicar bien las cosas. A pesar de estar calificada como terror, éste no se hace presente y lo más triste es que se podría haber explotado mucho, pero en todas las escenas ideales el terror es reemplazado por diálogos en donde nos narran la situación y que obviamente no logran el mismo efecto. Esto inevitablemente provoca un ritmo pausado que a muchos va a incomodar y por qué no decirlo, hasta aburrir.

En el papel de Tomie se encuentra la actriz Miho Kanno (quien también participó en “The Hypnotist”) y que nos brinda una actuación convincente aún cuando los efectos son bastante pobres, porque se ve claramente que el film no cuenta con gran presupuesto. Musicalmente es correcta y es quizás el elemento más aterrador (aparte de Tomie, claro) que está presente en el film. Los momentos sin música no son un fallo, por el contrario ayudan a la cinta a hacerla una historia más cercana.

Me pareció muy interesante el personaje de Tomie y como se puede reflejar en la sociedad actual ya que si lo piensan, es muy común que las personas sólo se fijen en el exterior (o en la belleza de Tomie) y pasen por alto la parte interior (y es que los sentimientos de Tomie dejan mucho que desear, pero aún así todos quedaban encantados por ella). A destacar también el toque de originalidad y el no caer en el juego de llenar la pantalla con acciones y sustos.

Una cinta que nos llegó durante la oleada de terror Oriental y que ahora se conoce como una rareza dentro del cine B de Japón.

No hay comentarios: