Lady Snowblood 2: Love Song of Vengeance (1974)


Una carta explosiva
Por Fingolfin

El director Toshiya Fujita vuelve a traernos a la exitosa Yuki Kashima alias “Lady Snowblood” con una historia totalmente distinta. Hemos pasado de tener una película sobre el personaje para tener una en la que actúa como co-protagonista al servicio de la interesante trama política.

La historia está enmarcada en 1917. Cansada de luchar y huir, Yuki decide abandonar la espada y recibir su condena en la horca. De camino a su ejecución es rescatada por unos oficiales de la policía secreta que pretenden utilizarla como espía y arma contra los anarquistas. Es en medio de su misión cuando Yuki decide pasarse de bando conmovida por las palabras de Ransui Tokunaga.

Me sorprendió que hubiera segunda parte ya que el final de la primera era bastante concluyente. Durante los primeros minutos me vino a la mente el prototipo de segunda parte de película americana, donde se miran los puntos más exitosos de la primera y se repiten hasta la saciedad. El motivo es que cada 5 minutos hay un combate sin más explicación que la de perseguir a la protagonista, tanto por parte del gobierno como por caza recompensas. Gracias a dios el director ha sabido enfocarla bien hacia una historia mucho más productiva aunque demasiado encasillada en la política.

Las situaciones que mas se repiten en el film son las de torturas, una detrás de otra y a cual más sangrienta. A los prisioneros les hacen cualquier cosa para que confiesen, alcanzando el punto máximo cuando a uno de ellos le infectan con la peste y lo sueltan en medio de un barrio pobre (lo cual me suena demasiado peliculero desatar una pandemia por torturar un sospechoso habiendo otras posibilidades).

El título que he puesto al comentario va relacionado con el elemento que sustituye a “Lady Snowblood” como idea principal del film: una carta. Esa carta es una prueba concluyente contra el jefe de la policía secreta y un importante ministro, que llevaría a ambos a la horca en caso de hacerse pública. Los anarquistas pretenden aprovechar la oportunidad utilizando además la carta para desatar una revolución contra el poder.

La excesiva acción inicial va decayendo a favor del argumento hasta llegar al desenlace. Al encontrarnos en 1917 las pistolas y las escopetas son rivales a los que no se puede hacer frente con espadas, por lo que pondremos a prueba la imaginación del director para superar esa traba. Las coreografías están muy bien llevadas, destacando 2 escenas: el travelling frontal que abre el film con Yuki paseando mientras lucha despreocupadamente con unos caza recompensas, y el combate en 1º persona (como en un videojuego) que tiene lugar durante la parte final y que apenas dura unos segundos.

El argumento me gustó mucho, con una buena dosis de drama y acción que se combinan con la crudeza de las torturas y las muertes. Obviamente no puede gustarme tanto como la primera pero el director me ha convencido también en esta ocasión.

No hay comentarios: