Cinderella (2006)


Para ser bella hay que ver estrellas…y fantasmas
Por Squareta

Hyunsu es una joven apasionada por el arte y que tiene una excelente relación con su madre, una prestigiosa cirujana plástica. Muchas de las compañeras y amigas de Hyunsu, preocupadas por arreglar su rostro, acuden a su madre y se someten a cirugías. Las operaciones las hacen más bellas, pero bajo un terrible costo.

Estrenada el 2006 y dirigida por el coreano Man-dae Bong esta película da una nueva razón para no someterse a cirugías. ¿Pensaban que había peligros solo dentro del quirófano? Pues se equivocan, los peligros recién comienzan ahí.

Cinderella tiene un prometedor comienzo, con una trama intrigante y varias escenas terroríficas que mantienen el suspenso. Casi a mitad de la cinta una nueva historia transforma a esta película de terror en una película dramática. La introducción de la nueva historia encaja bien en el argumento. La historia, aunque ya sin sustos, se mantiene interesante y pone énfasis en varios temas importantes, como el sacrificio que es capaz de hacer una madre, la alarmante importancia que le dan los adolescentes al físico y el terror que pueden enfrentar algunas personas que no pueden aceptar su nuevo rostro. Las escenas de terror continúan hasta el final, pero cada vez aparecen con menos fuerza y son menos efectivas. Los sustos no son lo fuerte de esta obra.

Los efectos están excelentes y con el sonido logran una atmósfera terrorífica. La ambientación esta bien lograda. Las actrices también lo hacen bastante bien pese a que la mayoría actuaba por primera vez.

Lo malo es la falsa propaganda que se le hizo. El que los sustos no sean lo fuerte de esta obra es un fallo grande, puesto que esta cinta se clasifica como de terror. Esto puede causar la decepción de muchos que esperaban algo distinto.

De esta forma, Cinderella se puede disfrutar si no se mira el hecho de que no asusta. Pero si lo que buscas es asustarte, mejor busca otra.

No hay comentarios: