Bar Legend (Ddukbang) (2006)


Lejos de ser leyenda
Por Master of Hate

Como ya todos deben saber, el cine de gángsteres, que muchas veces involucra historias de secundaria, pandillas y el tema de la amistad es uno de los géneros más representativos de la cinematografía surcoreana. Para hacer corta esta introducción y no volver a hablar de las influencias de “Friend” y “Beat” diré que “Bar Legend” es un trabajo que representa muchos de los aspectos más características de este cine, pero fusionados de manera un tanto ineficaz.

El argumento gira entorno a tres jóvenes: Seong-hyun, Gyeong-roh y Jeong-gwon, que en sus años de secundaria, formaron en su zona una pandilla legendaria que todo el mundo conocía y temía. Luego de terminar sus estudios los amigos se separan y empiezan a vivir vidas relativamente normales. Seong-hyun, quien en su tiempo fue un gran luchador, y Jeong-gwon, el gracioso del grupo, tienen trabajos modestos y han perdido el respeto de los demás. Mientras tanto, un grupo de mafiosos se toma el sector e intenta realizar lucrativos negocios a costa de la gente. Todo esto cambia cuando Gyeong-roh, ex líder del grupo, regresa al barrio y se topa con sus viejos amigos. Los tres vuelven a revivir el temido “No Touch” clan y se convierten en un obstáculo para los gángsteres.

El director Cho Beom-gu parece haber tenido bastante claro por donde quiso llevar la historia, y es que hay un nivel bastante aceptable en los primeros tramos de la película, en los cuales hay golpes, peleas, risas, etc. Sin embargo, poco a poco la cinta pierde fuerza, y el nivel, en lugar de elevarse, termina decayendo. Los elementos claves, es decir, el drama, la acción, la venganza, están presentes, pero la historia en sí se vuelve un tanto indiferente, y no fluye de modo espontáneo. Los flashbacks, un tanto fuera de lugar, tratan de sacar la idea adelante, pero hay partes que se ven demasiado fragmentada y los personajes demasiado superficiales.

Lo que si ha sido un gran acierto es el poderoso estilo visual que usa el director para dar vida a algunas escenas, no es que se trate de innovación precisamente, sino del uso adecuado de cámaras lentas, cambios a blanco y negro, y buena fotografía. En cuanto a las actuaciones, destaca la presencia de Yu Jin-Tae en el papel del despiadado antagonista. Obviamente, verlo en semejante rol aún puede ponerle los pelos de punta a muchos, claro que cuando volvemos a pensar en el nivel de la película tampoco es para tanto.

Finalmente, lo que tenemos es una cinta más, que no pasa de ser un respetable intento de emular obras de verdad imprescindibles para los amantes del cine de acción. “Three Fellas” (título internacional) puede ser una buena alternativa para quienes estamos esperando la próxima gran cinta dentro de este género, ya que ésta se queda corta en su intención de trascender, aunque sirve de entremés.

No hay comentarios: