The Wolves (1972)


Al salir de la carcel
Por Fingolfin

Con el título original de “Shusso Iwai”, esta película fue el trabajo de Hideo Gosha que siguió a la afamada “Tenchu”. Se trata de una apuesta de calidad, muy original, y en mi opinión diferente a todos sus otros films del género. Los encargados de dar vida a sus personajes son actores de la categoría de Tatsuya Nakadai, Tetsuro Tamba, y Komaki Kurihara.

3 hombres y una mujer son liberados de la cárcel allá por el Japón de 1920, tras la amnistía concedida por el gobierno. Cada uno de ellos regresa a la banda de la que formaba parte, pero a su vuelta muchas cosas han cambiado. El matrimonio entre la hija del difunto jefe de la banda Enokiya y el jefe de la banda Kannon está apunto de unir a ambos clanes en contra de su rivalidad tradicional, para poner fin así a su enfrentamiento y evitar más masacres inútiles.

La temática central del film gira entorno a la traición y la venganza. Demasiados años han pasado enfrentadas estas dos bandas y demasiada gente ha muerto, para que en un solo día queden unidas como si nada hubiera pasado. En un principio la unión y el matrimonio son aceptados por todos, pero es precisamente el desencarcelamiento de estos 4 personajes el que resucita las rencillas del pasado. He aquí la llegada de la venganza, ya que Iwahasi (uno de los ex-presidiarios) fue el asesino del difunto jefe de la banda Kannon, lo que le convierte en el principal objetivo.
La traición tardará en entrar en escena, y es precisamente ese tiempo intermedio el que llega a convertir al film en un pequeño thriller, con bastantes misterios entorno a la mano negra que maneja la situación.

La historia se desarrolla con una lentitud aplastante, pero a diferencia de otras ocasiones, es una lentitud que incita a la expectación y no a la desesperación. Los colores son muy apagados tanto en los escenarios como en los propios personajes, creando un brutal contraste cuando aparece el mar o el cielo, obligando incluso al espectador a entornar los ojos.

La acción es muy escasa, pero uno de los puntos fuertes del film. Al principio aparecen un par de luchas con escasa iluminación y donde apenas se alcaza a ver algo. Después de eso prácticamente perdí la ilusión por ver buenos combates, y gracias a dios me equivoqué por completo. Cuando los cuchillos entran en escena se produce un espectacular despliegue de escenas desgarradoras, haciendo que las muertes sean lentas y reales. En algunas de ellas se elimina el sonido y se deja solo una musiquilla de tambores, que adaptando su velocidad a la de la escena produce la impresión de que es más larga aún.

La actuación de Tatsuya Nakadai como Iwahasi está entre las 3 mejores que le he visto jamás. Se adapta al papel como si lo hubieran creado exclusivamente para él, interpretando con enorme expresividad y naturalidad. Después de ver algo así es cuando a uno le vuelven las dudas ¿Mifune o Nakadai?

A pesar de sus 130 minutos de duración, es una historia de las que conquistan, creando un ambiente realista y atrapador de los que no te importaría pasar el día entero delante del televisor. Si desde siempre he sido muy critico con los films de Hideo Gosha, al fin he encontrado una película suya que verdaderamente considero “obra maestra”.

No hay comentarios: