D-Wars (2007)


Un Espectáculo sin historia
Por Master of Hate

La expectación que había despertado esta cinta no era poca, y es que con el cine coreano aún cosechando algunos frutos después de su gran explosión, este filme no hacía más que explorar nuevas posibilidades fuera del mercado domestico. Los referentes eran pocos y no muy alentadores; en mi caso, había visto Yonggari, la anterior película de Shim Hyung-rae que prácticamente fue una incursión en el Kaiju Eiga japonés. No estuvo mal para ser una película de serie B, no obstante, jamás la recomendaría en serio, salvo como curiosidad para amantes de las rarezas.

Lo que D-wars puede ofrecer se limita a dos elementos: Efectos especiales y algunas carcajadas. La historia, que seguro debe conocer todo mundo, no tiene relevancia alguna (una chica, con la ayuda de un joven, escapa de una serpiente gigante y sus secuaces) sirve únicamente como herramienta para que el director pueda desplegar su arsenal de efectos especiales. En lo que respecta al humor, está presente en algunas escenas que sí tienen la intención de hacer reír, y en otras en las que las malas actuaciones también terminan siendo risibles.

La película pareciera estar orientada a un público muy joven y a quienes gustan de los bluckbusters, por lo que quienes esperan algo más, se llevarán un balde de agua fría. Dragon Wars es básicamente una típica producción de Hollywood, con una pequeña etiqueta que dice “hecho en Corea” de no ser por eso nadie se imaginaria su origen, incluso los diálogos en coreano, pasan bastante desapercibidos. Si bien la historia es bastante simple, la manera de desarrollarla es lo peor que se le pueda hacer a esta película; llena de incoherencias y con poca fluidez.

Las actuaciones también son motivo de descontento, aunque si nos remitimos a algunos otros trabajos coreanos con actores extranjeros, no es la primera vez que ocurre; no son horrorosas, pero si pudieron ser mejores. Los diálogos son bastante limitados y se confabulan con los abundantes clichés para seguir echando por la borda las esperanzas de disfrutar de la película.

Finalmente, los efectos especiales, que son sin duda la esperanza de muchos, tienen un espacio importante y es en donde al parecer el director deposita todas sus esperanzas. En general, se nota que hay un gran trabajo detrás de los CGs, hay que reconocer que la película tiene mucha acción, y que los monstruos legendarios que destruyen media ciudad se sienten muy reales. En este apartado, el director ha superado con creces mis expectativas, pero así mismo, es necesario tener en cuenta que Hyung-rae no inventa nada nuevo, simplemente ha emulado a las grandes producciones y que ha conseguido ponerse muy cerca en cuanto a los efectos especiales.

El sabor que deja D-Wars es bastante malo, sus potentes CGs no consiguen compensar un limitado guión, una historia simple, y unas actuaciones que apenas llegan a decentes.

1 comentario:

BUDOKAN dijo...

Hola, una verdadera pena que semejante factura visual no esté acompañada de un guión digno. Saludos!