My Girl and I (2005)


¿Alguna otra idea?
Por Master of Hate

Mucho se había hablado sobre esta cinta que no es otra cosa que el remake coreano de la japonesa “Crying Out Love in the Center of the World.” Las inquietudes surgen por varios motivos, entre ellos la participación de Song Hye-kyo, estrella de la serie “Full House” que hace su debut en la pantalla grande precisamente en esta película. Además, está la presencia de Cha Tae-hyun de “My Sassy Girl.”

La historia no es realmente nada que se salga de los parámetros que ya conocemos, de hecho, se trata básicamente del tipo de historia más común que actualmente se explota el Corea: La historia de los jóvenes enamorados que no pueden ver realizado su amor debido a que uno de ellos (lo típico es que sea “ella”) sufre de una enfermedad incurable.

Evaluar una cinta de este tipo no es del todo fácil, ya que habrá quienes la evalúen comparándola directamente con la versión original y quienes la valoren individualmente sin tomar referentes. En todo caso, hay cosas que son tan obvias que, sea cual sea el punto de vista que se tenga, no se pueden negar.

“My Girl and I” es una historia de amor bastante trágica y sentimental, que estéticamente se podría califica como muy buena. De todos modos, al penetrar un poco más en su contenido, se hace latente la falta de originalidad y la poca imaginación de los realizadores. Todo se resume en una cinta “bonita” pero tan cargada de clichés que a muchos se les olvidara lo bueno que pueda tener; lo más probable es que muchos, automáticamente, pasarán de un estado de expectación al aburrimiento más profundo.

Quizás está demás explicar la estructura casi calcada de muchas otras películas, pero por si alguien le quedaba alguna duda creo que debe saber que la primera parte se deja ver más como una comedia romántica de adolescentes, para luego pasar a otra parte llena de drama, lágrimas y sufrimiento. Las actuaciones probablemente se ven opacadas por personajes bastante estereotipados que en su intento de dar vida a los protagonistas llegan incluso a sobreactuar en algunos tramos.

Hasta ahora, el director Jeon Yun-su no consigue hallar una formula ganadora. Sus dos primeros trabajos mostraron propuestas muy interesantes, pero no pasan de allí. En esta ocasión el problema se repite, y aunque muchos habrán quedado conformes con éste, su último trabajo, no hay que olvidar que al cine coreano no hay que pedirle poco en este género.

Está demás decir que la original es mucho mejor, ¿no? (bueno, ya lo dije)

No hay comentarios: