Torawakamaru, The Koga Ninja (1957)


El ninja de Toyotomi
Por Fingolfin

He aquí otra muestra del atracón de cine ninja que me estoy dando en las últimas semanas. La primera conclusión que se puede hacer de este tipo de películas es que son bastante monotemáticas, con efectos especiales muy pobres y bastante enfocadas exclusivamente al entretenimiento gratuito.

Hideyoshi Toyotomi está planeando la construcción de una fortaleza en el exterior del Castillo de Osaka, para cuya protección ha seleccionado a Torawakamaru de los Koga, uno de los más hábiles ninja del pais. En el otro extremo y siguiendo las órdenes de Ieyasu Tokugawa, los ninjas de Iga, Ichikawa Goemon y Sandayu Momochi, tratarán de robar los planos sea como sea para entorpecer así los planes de Toyotomi.

El esquema está bastante claro, siempre Iga contra Koga y cada vez viviendo el enfrentamiento desde uno de los dos puntos de vista. Cuando nos toca ser de Koga el bueno es Hideyoshi Toyotomi y Tokugawa es el que intenta arrebatarle su poder con estratagemas ruines. Cuando sucede lo contrario, Tokugawa solo busca el poder para conseguir la paz y poner fin al mal gobierno de Hideyoshi. Puramente monotemático. Esta vez vamos de parte de los Koga y nuestro protagonista es Torawakamaru.

Los efectos especiales (principal elemento de toda película ninja) son tan simples como efectivos. La mayor parte de las técnicas consisten en luchadores que saltan y desaparecen o trucos visuales, para lo cual se lleva a cabo un simple desvanecimiento del personaje. También se usa ese efecto para la transición de muchas escenas, por lo que puede llegar a ser realmente repetitivo. No son nada del otro mundo, estamos en 1957, pero son al menos aceptables. La tónica se estropea con unos vuelos por las nubes en los que el 98% del público soltará una carcajada, y con unas transformaciones en animales (mediante disfraces o imitaciones de cartón) llegada la parte final.

Las coreografías no son demasiado abundantes pero las que aparecen se llevan a cabo con una estética bastante vistosa y mucha velocidad, haciendo parecer que en lugar de espadas de verdad fueran de plástico o algún material mucho mas ligero. Obviamente dado el carácter general del film no hay nada de cortes, golpes o sangre, sino que todo se lleva de la forma mas limpia posible.

No es una película tan infantil como pueda parecer ni tampoco cómica, simplemente tiene ese tono desenfadado del que han gozado grandes títulos del género como la “Tange Sazen” de 1935. El nivel de “Torawakamaru, the Koga Ninja” es bastante parejo con el de “Iga no Kagemaru” en todos los aspectos. Fue una lástima que aquella música inicial de superproducción se quedara solo en un espejismo.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Kinnosuke Takamatsu was really good in this movie
http://www.japansugoi.com/wordpress/ninjutsu-gozen-jiai-1957-ninja-samurai-movie/