Samurai Vendetta (1959)


Círculo fatal
Por Fingolfin

La película de hoy es todo un clásico dirigido por Kazuo Mori que comienza a crear expectativas por sus protagonistas, Raizo Ichikawa y Shintaro Katsu, dos de los actores con más renombre en Japón y que junto con Tomisaburo Wakayama (hermano de Katsu) componen mi selecto grupo de esgrimistas favoritos.

Un enfrentamiento entre Yasubei Nakayama y los hermanos Murakami, representantes de distintas escuelas de lucha, acaba con la victoria aplastante del primero ante la mirada pasiva de Tange Tenzen, número uno de la escuela derrotada. El reproche de sus compañeros termina con su expulsión, sufriendo Nakayama las mismas consecuencias dentro de su clan y quedando degradado a ronin. La fama adquirida con su gran victoria hace que constantemente reciba ofertas de matrimonio y solicitudes de empleo de los señores más importantes. Todo quedará en un segundo plano desde el momento en que conoce a Chiharu y queda fuertemente enamorado de ella.

El título internacional, si bien no es muy atractivo, al menos representa de forma perfecta la temática de la película. Una vez más tenemos un espectacular muestrario de acciones que derivan del estricto código samurai, especialmente injustas en lo referente al sexo femenino. Evocando “Gonza the Spearman”, una mujer se ve en la difícil decisión de suicidarse o ser asesinada por su marido después de que unos hombres la violaran; algo que en la mente occidental del siglo XXI nos pone en el dilema de reírnos o llorar.

Si el Bushido juega en todo momento con el honor como estandarte, resulta contradictoria la facilidad con la que continuamente hay muertes, traiciones y disturbios. Lo cierto es que un sentido tan alto del orgullo desemboca en que cada ofensa se contrarresta con venganza, creando así un círculo vicioso sin fin que lo único que trae son más y más víctimas.

Hablando de venganza todos pensamos en los 47 ronin, que no solo tienen dedicadas innumerables películas sino que además aparecen como moldeadores de la trama en otras tantas. En un principio la historia de Asano y Kira se oye de fondo sin demasiada importancia hasta que los personajes van quedando atrapados durante el desarrollo y terminan participando directamente en los hechos.

El film está plagado de combates y acción bien coreografiados pero muy poco realistas. Las espadas actúan como las de kendo, limitándose a golpear a los adversarios pero sin transmitir la sensación de cortar. Esa es la razón por la que resulta tan irreal la sangre de las heridas, que aparece ya completamente esparcida unas décimas después de recibir el contacto. En los últimos momentos de película Raizo Ichikawa tiene la parte “fantasma” del film, con un combate bastante “raro” en el que podremos ver algunos de los movimientos que posteriormente utilizó en “The Betrayal”.

“Hakuoki” (título original) es otro clásico del cine chambara, protagonizado por dos de los más grandes. De visión obligada para todos los amantes.

No hay comentarios: